Fecha de nacimiento:

Disciplina:
Disciplina: Boxeo

Guadalupe Madrid


Un 9 de febrero de 1990 nació Cynthia Guadalupe Madrid Escobar, en San Salvador, una joven que combina el boxeo con estudios de teología en el Tabernáculo Bíblico Bautista.

De estatura pequeña pero con deseos de triunfos, Cynthia en la categoría de 51 kilogramos entrena fuerte cada día en el cuadrilátero de la Federación Salvadoreña de Boxeo con el objetivo puesto en los XVIII Juegos Panamericanos Lima 2019.

La boxeadora nacional tiene diez años de vida deportiva y es que todo comenzó cuando su actual entrenador, el profesor Wilfredo Navidad, la descubrió en la calle y la llevo al gimnasio de la federación.

“Anteriormente practiqué lucha y karate, pero siento más pasión por el boxeo, al principio mi familia no me apoyaba, pero mi padre se interesó y luego me apoyo, incentivado por el entrenador Navidad a la edad de 12 años”, sostiene.

Agregó que “el boxeo es algo inexplicable, es un cóctel de emociones, ya que se mezcla la parte de los entrenos, las peleas nacionales y sobre todo fuera del país ya que sabemos que las chicas de otros países son buenas. Cada pelea es distinta y esa adrenalina es única a la hora de subir al ring y saber que tengo que dar el todo por el todo”.

Respecto a los Juegos de Lima expresó: “quiero desarrollarme más en el boxeo, y alcanzar un buen nivel internacional, representando a las mujeres salvadoreñas con mucho orgullo y poder quedar entre las primeras posiciones en los juegos Panamericanos, y si Dios me lo concede traeremos medalla”.

De cariño a Cynthia le llaman “Pretty”. Su agenda inicia a las 5:00 a.m. para el entreno de la mañana en El Estadio Jorge Mágico González, desayuna y nos cuenta que entre su comida favorita están las exquisitas pupusas, plátanos fritos y de bebida un café. Hace un descanso, también tiene tiempo para leer la Biblia, almuerza y a las 2:00 p.m. comienza su segundo entreno en la federación y retorna a la Villa Centroamericana.

Dentro de su rutina de entreno la boxeadora de 1.49 metros hace tiempo para visitar a su madre, doña Mirtala Escobar de Madrid, quien le cuida a su hijita Keily Guadalupe Magaña Madrid, de 10 años.

“Mi madre se siente feliz cada vez que salgo a competir y me dice que le eche ganas, que no desista, que Dios va conmigo y ganaremos. Para mi hija soy una campeona, ella se siente muy orgullosa de tenerme como su madre y eso me llena de mucha satisfacción y me motiva a dar todo lo mejor de mí”, sostiene la boxeadora nacional.

Y con el estudio de teología es bien enfática “para mí es lo más importante, dedicar unas horas al estudio del mejor libro, no tiene precio, porque de parte de Dios he obtenido todo lo que he logrado sin el nada soy. Ir al colegio es como un paraíso en la tierra un lugar donde mi espíritu se fortalece, mi alma sana y me llenó de mucha fe y consuelo”.

Para finalizar, deja un mensaje para los niños y jóvenes: “los invito a que practiquen un deporte, el que les guste, los llene de pasión y los invito a que se acerquen a Dios que sólo de él vienen las mejores recompensas”.

Con entrenos y puños fuertes Cynthia demuestra que se puede ser atleta, estudiante y madre a la vez.

Patrocinadores


Gracias a cada marca que comparte con nosotros la visión de dar oportunidades, formación y el apoyo que nuestros deportistas necesitan