•  Team ESA Sports

Roberto Rumbaut, honor y gloria

Junio 22, 2020 –

Detrás del éxito de cada atleta siempre hay un grupo de apoyo que resulta clave para el resultado final. No aparecen en el podium, a veces tampoco en las fotos, pero ahí están... En general, en ese reducido grupo están los familiares, los amigos, pero por sobre todas las cosas el entrenador, ese que es capaz de optimizar todo el potencial de un deportista hasta convertirlo en campeón.

Esa definición le cabe a la perfección al cubano Roberto Flavio Clemente Rumbaut Lindenmeyer, quien falleció hace unos meses (30 de diciembre de 2019) en Viña del Mar, Chile. Si no les suena el nombre de Don Roberto, seguramente sí el de Oliver Adam, el remero salvadoreño que en los Juegos Mar del Plata 1995 se convirtió en el primer cuscatleco en obtener una medalla de plata. Una medalla histórica, ya que hasta ese momento las pocas preseas obtenidas por El Salvador habían sido de bronce.

Pues detrás de ese logro, hay mucho mérito en el trabajo de Roberto Rumbaut, nacido en el 22 de junio de 1939 en Cienfuegos, Cuba. Fue el segundo hijo del matrimonio formado por Ricardo Rumbaut Yanes y Antonia Lindenmeyer Álvarez, ambos descendientes de emigrantes, en el caso de Rumbaut, de origen belga y en el de Lindenmeyer de origen suizo. Su vida fue el remo, primero como deportista, cuando apenas era un joven de 16 años y comenzó a remar en el Cienfuegos Yacht Club; y luego como entrenador, en el que su amplia trayectoria lo tuvo como entrenador de la selección de El Salvador.

Desde el año 1993, Roberto tenía a cargo el equipo nacional mexicano, y así fue como conoció a Oliver Adam, ya que éste entrenaba en la modalidad de single scull en la pista de Cuemanco y auspiciado por su padre, Volker Adam. “Oliver, de ascendencia alemana, había nacido en El Salvador y competiría por ese país como remero ligero en el single scull en los Panamericanos 1995”, recuerda su hijo Roberto Rumbaut Jr., desde Chile, donde reside.

“El entrenamiento de Oliver fue todo un reto debido a su somatotipo extremadamente ectomórfico con escaso desarrollo trófico muscular, dicho de otra manera Oliver era un tipo espigado pero muy delgado y con cierto déficit muscular. Fue un trabajo arduo y diferenciado para que ganara masa muscular, el cual cumplió a cabalidad, con mucho tesón y disciplina, alentado siempre por su padre y su familia”, continúa el hijo del entrenador.

Parte de la estrategia fue modificar la palanca interior de sus remos, con el objetivo de mejorar la rapidez del paso de la pala durante la tirada y en las semanas previas a la competencia su trabajo fue casi exclusivamente de intensidad para de esa manera poder compensar el déficit de fuerza y de potencia.

Después del éxito de Oliver en Mar del Plata 1995, la Federación Salvadoreña de Remo se interesó por contar con los servicios de Rumbaut como entrenador de la selección nacional, algo que se concretó en 1997. Tuvo que sortear todas las dificultades impuestas por el gobierno de Cuba, debido al éxodo de su hijo mayor hacia México, ocurrido en el verano de 1995, lo cual era visto como una traición. Ese año asistió con Oliver al campeonato Mundial de Remo en Aiguebelette, Francia, y en 1998 con la delegación de El Salvador al Centroamericano de Remo en Guatemala, obteniendo varias medallas de bronce.

“Tenía excelentes recuerdos de su paso por El Salvador”, rememora su hijo. “Tal fue el éxito que el profesor Rumbaut tuvo con Oliver Adam en los Panamericanos que yo mismo viajé a Cuba para gestionar su llegada al país como entrenador”, afirma Eduardo Palomo, Presidente del Comité Olímpico de El Salvador.

“Rumbaut fue un excelente entrenador que rápidamente se adaptó a las condiciones de esa época y logró tener resultados con mucho empeño. Para los que pudimos entrenar con él, aprendimos a competir con muchos sacrificios. Fue un entrenador de mucho carácter y nos inició en lo duro que es el remo y en comprometernos con lo que hacíamos”, recuerda Yuri Calderón, entonces uno de los remeros que entrenó Rumbaut y actualmente entrenador principal de la Federación Salvadoreña de Remo.

En el año 2000, Rumbaut se jubiló como entrenador en la isla, no sin antes ganar sus últimas regatas en el 4+ y el 4- en varones y de competir en el 8+ en la categoría de masters, donde se coronó campeón con 60 años de edad. Partió de Cuba en 2001 para nunca regresar. Se radicó en Viña del Mar, Chile, junto a su esposa, hijos y sus nietos chilenos. Durante los años 2003 al 2006 fue entrenador en el Club Valparaíso de Regatas, obteniendo varias medallas doradas en competencias nacionales en single scull y 2 x. En 2012 buscando alejarse del frío clima de Chile, emigró junto a su esposa a Miami y se vinculó al Miami Rowing Club, donde apoyó a varios remeros.

Su último viaje fue a Viña del Mar para disfrutar de las fiestas navideñas y despedir el año con sus hijos y sus nietos. No pudo hacerlo, murió sin decir adiós, fulminado por un infarto el día 30 de diciembre, cumpliendo con su deseo de no “terminar en una cama de hospital”. Fue un hombre inflexible en sus ideas, despiadado en los entrenamientos y a la hora de competir, “el segundo lugar, es el primer perdedor”, solía decir. Eso marcó siempre su labor. Dejó huella en el mundo del remo. Dejó huella en El Salvador. Esa medalla de plata panamericana también es de él.

Agradecimientos a nuestros patrocinadores Farmacias San Nicolás, Laboratorios Suizos, AVES, SISA y el Café de Don Pedro.

Juntos por el sueño

Rene Madrid: un entrenador entregado al bádminton

Agosto 7, 2020 –

René Madrid, como tantos otros, fue encontrando su lugar y su deporte con el tiempo. De trabajar en el área administrativa y logística en squash, hoy es el director técnico de la Federación Salvadoreña de Bádminton. Ha trabajado como entrenador de principiantes, intermedios y avanzados.

Cecilia Hernández: ex balonmanista y actual presidenta

Agosto 6, 2020 –

El ser zurda la llevó a jugar balonmano a sus 17 años y dejó el baloncesto. Actualmente es la Presidenta de la Federación Salvadoreña de Balonmano. Nos referimos a la licenciada Cecilia Hernández Cáceres.

Ivonne Nóchez: “mi meta es ser campeona mundial de patinaje”

Agosto 5, 2020 –

Con solo 16 años, Ivonne Nóchez es la cara del patinaje salvadoreño. No es la única, pero sí el rostro que más despunta entre la generación de nuevos atletas. Hace un año, con 15, fue la más joven de la delegación salvadoreña en los Juegos Panamericanos Lima 2019 y todavía hoy sigue dando señales de precocidad.

Eva Dimas: OLY de pesas, madre y entrenadora

Agosto 4, 2020 –

Tres participaciones en Juegos Olímpicos; Sydney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008, así como en Juegos Panamericanos Winnipeg 1999, Santo Domingo 2003 y Río 2007, una plata y dos bronces-nos referimos Eva María Dimas.

Patrocinadores


Gracias a cada marca que comparte con nosotros la visión de dar oportunidades, formación y el apoyo que nuestros deportistas necesitan